Viviendas modulares, una alternativa por menos de 27.000 euros ►

viviendas modulares

Las viviendas  modulares tienen un precio muy bajo (600 euros el metro cuadrado) porque son prefabricadas y porque no requieren de un terreno urbanizable. En Estados Unidos, el 70% de las viviendas rurales están hechas al estilo de las denominadas construcciones modulares. En España aún existen pocas, pero el mercado está naciendo y todavía queda mucho por rodar. Se trata de casas prefabricadas, construidas en acero, que luego se embellecen por dentro y por fuera. «Se fabrican por módulos, como si fueran dados gigantes, que luego se unen entre sí según las exigencias del cliente». El módulo base mide 6 metros por 2,44. A partir de ahí se pueden fabricar casas a gusto del cliente. Un módulo puede ser una habitación, se pueden unir varios módulos para hacer un salón, dividir uno para que haga de trastero y así hasta llegar a todas las combinaciones que permita la imaginación. Las viviendas modulares son totalmente seguras porque están hechas de láminas de acero. «Tienen buenas garantías de solidez. En España aún son desconocidas e incluso existen pocas empresas que las fabrican. «Las viviendas rurales de este tipo apenas llegan al 1%».  Se estima que este tipo de materiales se emplearán en las casas modernas en los próximos años.

Actualmente, en España las construcciones modulares se usan sobre todo para levantar comedores, despachos, colegios y casetas de obra. Sin embargo, «cada vez se le tiene menos miedo a este tipo de prefabricados».

viviendas modulares de madera

Viviendas modulares sobre terrenos no urbanizables

Suelen construirse en ámbitos rurales porque las ventajas de hacerlas en este tipo de lugares son llamativas. El Código Civil no las considera como bienes inmuebles, sino como bienes muebles, ya que son transportables. Esto tiene dos consecuencias de tipo legal que benefician al usuario. En primer lugar, este tipo de construcción se puede colocar sobre suelos que estén clasificados como no urbanizables. Y en segundo término, no es necesaria una licencia de obra para su instalación. «En todo caso, un allanamiento de los terrenos, que se considera como una obra menor y por lo tanto la licencia es mucho más barata.

La mayoría de estas casas tiene entre 30 y 45 metros cuadrados, aunque puede realizarse del tamaño que el demandante solicite. «luego se pueden ir añadiendo módulos individuales para hacer más grande la casa». Los módulos de acero se embellecen luego con hormigón, madera u otros materiales, tanto por dentro como por fuera. «Se pueden cubrir con imitación de ladrillo, granito o madera».

viviendas modulares futuristas

Aislamiento

El aislamiento es mejor que el de las viviendas  modulares que se venden en Estados Unidos. «Allí -comenta- no usan paneles de sándwich para las paredes, sino largueros de madera que fijan la estructura y, sobre eso, se coloca un tablero de madera-cemento». En España, sin embargo, se construyen con dos láminas (una interior y otra exterior) de acero prelacado; en medio, materiales aislantes, que pueden ser espumas poliuretanas o la denominada «lana de roca». El material aislante es el mismo que se utiliza en las cámaras frigoríficas. Este material, acero galvanizado y precalado, garantiza además que no haya oxidaciones ni se deteriore con facilidad. La climatización de las viviendas modulares se  puede conseguir mediante aire acondicionado eléctrico para el verano, un aparato que cuesta unos 400 euros, y una caldera de gas para el invierno, lo que supone alrededor de 400 euros. En cuanto a la resistencia de la edificación al viento y a los posibles temporales, es más que suficiente porque tienen la obligación de seguir la normativa. Lo mismo ocurre con la electricidad, la fontanería y el saneamiento, que tienen que adaptarse a las normas básicas marcadas por las leyes referentes a edificios.

viviendas modulares de madera bonita

Otra de las ventajas es que desde que el demandante solicita la vivienda modular hasta que se entrega tan sólo pasan tres semanas. Las empresas que construyen este tipo de casas tardan alrededor de 15 días en fabricarlas y otros siete en allanar el terreno e instalarlas. El precio también es razonable. Actualmente, una casa en una parcela rústica puede costar aproximadamente 100 euros el metro cuadrado, más el acondicionamiento del terreno. Es decir, unos 22.000 euros las viviendas modulares  de 45 metros cuadrados, más lo que suponga allanar la superficie.

Personalmente me gustan mucho las viviendas modulares, creo que son el futuro.
Y vosotros, que opináis?